Observatoire européen des think tanks Think tanks and civil society : because ideas matter

Accueil > Think tanks > Europe > Mundial 2010 : ? Que victorias para España ?

Mundial 2010 : ? Que victorias para España ?

13 octobre 2010 par Olivier URRUTIA

MUNDIAL 2010 : ? QUE VICTORIAS PARA ESPAÑA ?

No había país más idóneo que Africa del Sur para la consagración de España. Una vez vencido el aparthaeid, Nelson Mandela decidió que el rugby sería más eficaz que los grandes discursos políticos o las leyes para alcanzar una identidad común a las comunidades negra y blanca. Y, en efecto, la victoria de los Springboks contribuyó en gran medida al éxito, aunque sólo fuera parcial, de aquel ambicioso proyecto.

Algunos, en España, sólo verán un episodio de efectos limitados en la victoria del país en el campeonato del mundo de fútbol del 2010. Otros, en cambio, la considerarán una auténtica toma de conciencia, una barrera psicológica salvada en torno a la problemática nacionalista. En Francia, el debate sobre la identidad nacional ha sido "fabricada" por el propio gobierno, mientras que en España, por el contrario, ha sido el equipo nacional, modelo de cohesión, el que ha reabierto un debate histórico prolongado en la calle por los ciudadanos y lanzado a los cuatro vientos por los media.

Hace ya muchos años que el fútbol hace en España las veces de catalizador identitario, alimentando un auténtico fermento de los nacionalismos. Catalanes y Vascos frente a Castellanos, Valencianos contra Catalanes, etc... En la Península Ibérica, con enraizadas culturas identitarias, el fútbol ha servido muchas veces de marco a duros arreglos de cuentas o a soliviantadas reivindicaciones nacionalistas. Las victoria española en Africa del Sur nos permite ahora poner un poco en perspectiva todas estas cuestiones sobre la unidad del país, sobre los conceptos de patriotismo o nacionalismo, en fin, sobre la delicada situación económica del pais.

En nuestra revista Think 10, de junio del 2009, sobre la noción de "Territorio" habíamos dedicado ya, precisamente, un dossier a España en el que se ponían de relieve las dificultades históricas para hacer cohabitar, serenamente, a varios pueblos sólidamente apegados a sus culturas y especificidades regionales. ! Un conjunto de comunidades autónomas bajo el mismo Estado/Nación y un régimen monárquico parlamentario ! En España, patriotismo y bandera son considerados todavía a menudo símbolos fascistas, resurgencias de la dictadura franquista a las que se oponen los nacionalismos de ciertas comunidades, vectores de libertad y de democracia plural (¿solipsismo ?). Pero la victoria del equipo nacional de fútbol ha provocado la proliferación, por primera vez desde el fin de la dictadura, de una multitud de banderas y de camisetas españolas por todos los rincones del país. Nada de reivindicaciones nacionalistas, sólo la expresión de un orgullo patriótico sin complejos. Los think tanks Fundación Burke y Fundación Sistema han abordado inmediata y ampliamente este acontecimiento sociológico. Reducen esa "revolución" a simple epifenómeno y ven en ella, ante todo, un patriotismo de fachada, más producto de la emoción que de la razón, es decir, una escapatoria gratuita libre de obligaciones y esfuerzos, sin compromisos reales ni voluntad política o ciudadana.

Burke Sistema y el think tank autonomista Catalunya Oberta redefinen su concepto del término "patriotismo" : un esfuerzo nacional en el terreno económico a través de los impuestos y la renuncia a las subvenciones de un Estado gravemente enfermo, sin olvidar la lucha contra las desigualdades judiciales, la concienciación colectiva y el valor político necesario para evitar la deriva populista, tan propia de países en dificultad, de contentarse con las victorias deportivas y eludir los temas candentes infraestructurales. Una copa del mundo no debería hacer olvidar los grandes desafíos económicos y societales que ha de afrontar España.

La Fundación Sistema reclama, por su parte, una mayor tolerancia hacia el sentimiento nacionalista, a condición de que no sea exclusivio. Compara también el orgullo patriótico español y su adhesión al equipo nacional de fútbol con los sentimientos nacionalistas periféricos y sus aspiraciones a la representatividad regional a través de sus propios clubes y sus selecciones deportivas. Hay aquí, implícita, una crítica a la derecha nacionalista española legendariamente reticente a comprender y reconocer la expresión de los nacionalismos locales. El espíritu de la Roja se funda, justamente, en la reciprocidad y el equilibrio : cada uno con su propia identidad al servicio de la nación española, que reconoce a su vez las diferencias y la contribución singular de cada uno. Apacible cohabitación de los nacionalismos. Es en dicho contexto donde el think tank catalanista Catalunya Oberta reconoce y acepta el desbordamiento patriótico español, así como su utilización política por el gobierno socialista, siempre y cuando concurran a promover la imagen de España en la escena internacional. Critica duramente, en cambio, que esos mismos patriotas españoles se levanten contra el nacionalismo catalán e instrumentalicen por su parte sus propias secciones deportivas.

Sistema, muy prolijo al respecto, y Catalunya Oberta ensalzan las virtudes educativas federalizantes e integradoras del deporte a través del triunfo del equipo nacional de fútbol. El deporte, al igual que la familia y la escuela, sería un excelente medio para transmitir, por mediación de la Roja, valores positivos al conjunto de la sociedad civil : arrojo, tenacidad, solidaridad, tolerancia, profesionalidad y talento. Las escenas de alborozo popular tras la consecución de la victoria permitieron constatar, por otra parte, la participación masiva de inmigrantes arbolando las banderas y camisetas de la Selección en un gran impulso de identificación con el símbolo de una España moderna y progresista. Es de observar que, por lo que se refiere al capítulo económico, el nuevo think tank europeo Sport et Citoyenneté recoge, en condicional, la opinión de los expertos que prevén la reanudación del crecimiento, en lugar del anunciado retroceso, gracias al entusiasmo provocado por la Roja, factor psicológico que favorece el consumo, y a la mediatización internacional de las empresas españolas.

Aunque un día George Orwell comparó al fútbol con la guerra, quitando los fusiles, la Fundación Sistema ve en él, por el contrario, la oportunidad de expresar la identidad nacional digna y sanamente, sin violencia. El think tank lamenta, sin embargo, que los políticos no se amparen del tema y prefieran dejarlo en manos del fútbol, cuyas victorias y derrotas, manejadas por los extremistas, pueden llegar a tener graves consecuencias para la cohesión nacional. Nunca andan muy lejos las tentaciones soberanistas y xenófobas.

Suivez-nous !

Copyright Observatoire des think tanks - Powered by SPIP, Feat.B_HRO - Mentions légales